Relato erótico: “Adiestrando a las hijas de mi jefe 6 ” (POR GOLFO)

Un par de semanas después, tras una dura jornada en el trabajo,  Isabel saludó en la puerta al llegar a casa y tras mostrarme satisfecha que las hijas del jefe la habían dejado impoluta, me comentó que había llegado la hora de normalizar nuestras vidas.         ―¿A qué te refieres?― pregunté.         Midiendo sus palabras […]

Relato erótico: “El turista español”(POR LEONNELA)

El olor a esencia de canela se esparcía por el  pequeño puerto fluvial, en su muelle se atrancaban gráciles lanchas que surcaban el corazón mismo de la amazonia ecuatoriana. El murmullo del rio se mezclaba con las cantarinas voces de los turistas, que invadían las tiendas de artesanías, los restaurantes de comida típica, y la […]

Relato erótico: “Dos rubias llamaron a mi puerta y les abrí 6” (POR GOLFO)

9 Pasadas las cuatro de la tarde llegamos a la finca, donde preocupado descubrí la presencia de dos camionetas negras aparcadas en su puerta. No tuve que exprimirme mucho el cerebro para saber que eran miembros del gobierno y que nos harían preguntas. Repasando con las tres mujeres nuestra versión, me bajé del todoterreno. Los […]

Relato erótico: “Dos rubias llamaron a mi puerta y les abrí 5” (POR GOLFO)

7 La sensación de ser usado apenas me dejó dormir. En cuanto intentaba cerrar los ojos, el convencimiento que esos dos seres solo buscaban la supervivencia de las hembras de su especie volvía con fuerza a mi mente. Daba igual que personalmente no tuviera queja del trato que había llegado con ellas, me reconcomía saber […]

Relato erótico: “Dos rubias llamaron a mi puerta y les abrí 4” (POR GOLFO)

5 Al llegar al pequeño aeródromo del pueblo, la belleza de nuestras acompañantes despertó la curiosidad de los cinco empleados de esa instalación, los cuales sin cortarse nos acompañaron hasta la puerta del bimotor para así tener la oportunidad de contemplarlas por más tiempo. Ya estaba subiendo por la escalinata cuando escuché a uno alabar […]

Relato erótico: “Dos rubias llamaron a mi puerta y les abrí 2” (POR GOLFO)

2 Sin otra cosa qué hacer y mientras Tomasa metía la vajilla en el friegaplatos, decidí consultar en mi ordenador si alguien había denunciado la desaparición de esa crías. No quise llamar a Manuel, el policía. Preferí mirar si descubría algo en internet antes de ponerlas en bandeja de un desalmado que las reclamara como […]