Relato erótico: “De vuelta al pueblo a casa con mi prima hermana 9” (POR GOLFO)

Una vez fuera y cuando ya nos habíamos despedido del notario, Ricardo se desmoronó mientras me daba las gracias por haber descubierto los malos manejos de su tío mientras la gente que pasaba nos miraba impresionada. No tuve que esforzarme mucho para comprender lo grotesco que resultaba en nuestra sociedad ver a un hombretón de […]

Relato erótico: “De vuelta al pueblo a casa con mi prima hermana 5” (POR GOLFO)

Tras ese primer escarceo, no pudimos seguir ya que el oleaje que nos encontramos al salir a mar abierto fue tan intenso que no nos quedó otra que sentarnos y abrochar nuestros cinturones mientras Ricardo se lo pasaba en grande tras el timón. Inexperto en cuestión de navegación, me tranquilizó observar que su hermana no […]

Relato erótico: “La isla del placer. Cinco putas a mi disposición 6” (POR GOLFO)

Cap. 10― La hoguera. Estaba poniéndome colonia cuando Irene entró al baño y haciendo gala de lo resolutivo de su carácter, directamente entró al trapo diciendo:         ―Lucas, creo que tenemos que hablar.         ―¿Qué es lo que pasa?― pregunté dando por sentado que, si a ese cerebrito le preocupaba algo, tenía que prestarle toda […]

Relato erótico: “Prostituto por error 4: Ann y su criada negra part 1” (POR GOLFO)

Aunque parezca imposible, después de toda una noche follando, a esa mujer le quedaban ganas de seguir cuando se levantó a la siete de la mañana. Estaba completamente dormido cuando sentí que a mi lado, Ann se había despertado y que pegándose a mí, quería reactivar mi maltrecho pene. Ni siquiera había abierto los ojos, […]

Relato erótico: “La tara de mi familia 10. La batalla final + epílogo” (POR GOLFO)

A pesar que compartía con Wayan su punto de vista, los días fueron pasando sin que Tecalco ni su gente hicieran acto de presencia. Durante una semana, solo conseguimos atisbar que nos espiaba cuando sentíamos su influjo al hacer el amor. Solo en esos momentos, experimentábamos retazos de ella al notar que alguien nos observaba […]

Relato erótico: “La tara de mi familia 9. Conozco a la última titánide” (POR GOLFO)

A la mañana siguiente, me desperté sabiendo que era rey consorte porque la preciosa oriental que dormía a mi lado era la soberana de un pequeño pueblo. Aprovechando su descanso, hice un repaso a todo lo que me había ocurrido en los últimos meses, supe que una vez hubiese acabado mi misión acumularía tal poder […]

Relato erótico: “La tara de mi familia 4 (la lucha por el dominio)” (POR GOLFO)

Estaba agotado, pero la cercanía de tres mujeres me puso a mil nada mas despertarme. Me levanté al baño, con ganas de liberar mi vejiga, pero también tratando de calmarme. Al volver me quedé extasiado al observar las tres mujeres que desde la noche anterior eran mis esposas. Eran tres hembras de bandera, las tres […]

Relato erótico: “La verdadera historia de Robinson Crusoe, Madre e hija 2” (POR GOLFO)

35 Durante varios días, tanto Lady Constance como su hija se mantuvieron distantes. Asumiendo la lucha que las palabras de Viernes habían desencadenado en su interior, preferimos dejarlas solas y no tratar de influir en ellas. No en vano, tanto para Grace como para su madre era extremadamente complicado olvidar su parentesco para tratarse de […]

Relato erótico: “Leyendas del Reino de Grendopolán (2)” (POR OMNICRON)

Lord Onsnorth, el soberano nigromante de Drakenwald, releyó aquel pesado tomo prohibido de nuevo. El abominable libro pareció susurrar bajo sus dedos, las páginas decrépitas deslizándose con vida propia, gimiendo y musitando sus secretos malditos. La conquista de Grendopolán marchaba a la perfección. Las Fortalezas del Norte, baluartes de defensa frente a los invasores, guardadas […]

Relato erótico: “Atraído por……3, mi negra me consigue otra criada” (POR GOLFO)

Meaza dormía a mi lado. Todavía no se había dado cuenta que estaba despierto, lo que me dio la oportunidad de mirarla mientras descansaba. Su belleza negra se realzaba sobre el blanco de las sábanas. Me encantaba observarla, sus largas piernas, perfectamente contorneadas, eran un mero anticipo de su cuerpo. Sus caderas, su vientre liso, […]