9

Después de desayunar una ración de sexo que nos dejó satisfechos a los tres y dada la hora, nos vestimos con la intención de mostrarle a Paloma nuestro chiringuito preferido antes de ir a la playa.

― ¡No te imaginas qué raciones preparan! ― comentó María con mas hambre que el perro de un ciego.

―Ahora me comería un pollo entero― respondió la morena.

Sé que pude comentarla que esa mañana ya se había comido una polla, pero decidí dejarlo para mas tarde, no fuera a ser que le apeteciera repetir.

«Es capaz de quererme hacer otra mamada», medité acojonado por la mas que plausible posibilidad de dar un gatillazo.

La fortuna quiso que Paloma o bien estuviera suficientemente saciada o lo que es más posible, su apetito físico fuera mayor que el carnal y por ello, se puso un traje de baño y un pareo sin más dilación.

Ya en la calle, mientras caminábamos hacia el chiringuito, en las miradas de los hombres que nos cruzábamos descubrí envidia y eso en vez de cabrearme, me hinchó el orgullo al saber que todos ellos hubiesen intercambiado mi puesto.

«Tengo que reconocer que en bikini todavía están mas buenas», me dije valorando el par de hembras que me acompañaban.

No era para menos, tanto mi esposa como mi recién estrenada amante llevaban con gallardía los años y sus cuerpos no tenía nada que envidiar a los de las veinteañeras.

«Soy un suertudo», pensé mientras caminaba junto a ellas.

Ajenas a todo, las dos se estaban riendo y lucían radiantes cuando entramos en el local, pero ello cambió cuando descubrieron al marido de Paloma pidiendo en la barra.

― ¿Quieres que nos vayamos? ― pregunté.

No pudo contestar porque justo en ese momento, su ex levantó la mirada y la vio. La expresión de estupefacción que vi en su rostro nos informó de que él estaba más molesto que nosotros por ese encuentro y quizás por ello, la morena no quiso que nos fuéramos a otro lado.

― ¿Con quién narices habrá venido este cretino? ― se preguntó en voz alta mientras echaba una ojeada alrededor.

Su cabreo fue in crescendo al reconocer en una mesa a su secretaria y sin cortarse un pelo, la señaló diciendo:

―Ha venido con su zorrita.

Aunque no pude decirlo, la chavala en cuestión era una monada y estaba para hacerla un favor.

―No sé qué le ha visto― comentó cabreada sin dejar de observarla.

«Yo, sí», rumié muerto de risa, «tiene unos melones dignos de meter la cabeza y perderse entre ellos».

Lo quisiera ver o no y aunque personalmente yo no la cambiaba por ella, esa joven era preciosa. Con unos ojos verdes inmensos, parecía no haber roto en su vida un plato.

«Demasiado dulce para mi gusto», sentencié al ver el modo en que sonreía a su pareja.

En cambio, Paloma vio en esa sonrisa un ataque a su persona. Estaba a punto de lanzarse sobre ella del cabreo que tenía, pero afortunadamente mi esposa se dio cuenta fuera y cogiéndola de la mano, le susurró:

― ¿Tanto echas de menos a tu marido?

Girándose hacia ella, la miró sorprendida:

―Para nada. Aunque me lo pidiera no volvería con él.

―Entonces, tranquilízate― le pidió molesta: ―. Pareces una perra celosa que sueña con una caricia de su amo.

Bajando su mano por debajo del mantel, Paloma contestó:

―Las únicas caricias que necesito son las vuestras. ¿Quieres que te lo demuestre?

Supo a lo que se refería en cuanto notó que los dedos de la morena subían por sus muslos. Por eso, su respuesta no fue verbal y separando sus rodillas, María la retó diciendo:

― ¡No tienes valor para hacerlo!

Entornando los ojos, nuestra vecina reinició su ascenso por las piernas de mi mujer mientras por mi parte no sabía donde meterme.

―Os van a ver― comenté temiendo que si Juan, el marido de Paloma, descubría que su ex estaba masturbando a María, al volver a Madrid todo el mundo lo supiera.

―No me importa― replicó la morena mientras bajo la mesa se dedicaba a buscar el placer de mi señora.

―A mí tampoco― la apoyó María con la voz entrecortada.

Dándolas por imposible, decidí que la mejor forma de que la parejita en cuestión no mirara hacía nosotros era observarlos yo a ellos y por eso fui el primero que descubrí que la chavala estaba embarazada.

«Joder, ¡menuda panza!», pensé al ver que se levantaba de la mesa.

Paloma fue más gráfica porque, al verla, exclamó confirmando mis cálculos:

― ¡Será hijo de puta! ¡Está de más de seis meses!

No tuve que ser un genio para comprender las razones de su cabreo: su marido la había dejado preñada cuatro meses antes de irse de casa. María comprendió a la primera el estado de la morena y con un dulce beso en la mejilla, le brindó su apoyo.

―No se merece que le montes un escándalo― murmuró en su oído.

―Lo sé― respondió mientras desaparecía rumbo al baño.

Asumiendo que la necesitaba, mi esposa fue a consolarla. Comprendí lo afectada que estaba Paloma por la futura paternidad de su ex, cuando al cabo de diez minutos ni ella ni María habían vuelto del baño. Por ello cuando el capullo aquel desapareció por la puerta acompañado de su novia, lo agradecí.

«Así no tendrá que verlo», mascullé entre dientes mientras pedía una ración de patatas bravas y otra cerveza.

Si calculamos el tiempo en que tardaron en volver por mi bebida, he de decir que fueron tres cañas y un doble después. Pero lo cierto es que no les dije nada al observar que ambas habían llorado:

«Estás mas guapo callado», pensé para mí viendo en sus rostros una extraña determinación que no supe traducir correctamente, «han tenido bronca entre ellas y vienen cabreadas».

Tratando de calmarlas, llamé al camarero y pedí que les pusieran algo de beber.

―Un cubata, por favor― pidió Paloma.

―Y otro para mí― replicó mi esposa.

Que pidieran una copa antes de comer, confirmó mis temores y reafirmándome en la decisión de no comentar nada al respecto, cambiando de tema, les pregunté qué les apetecía hacer después de comer.

―Volver a la casa y que nos preñes― contestó María.

Como os podréis imaginar, casi me caigo de la silla al escuchar semejante desatino y mas cuando la morena acto seguido soltó sin dar tiempo a que me repusiera:

―Hemos hablado entre nosotras y queremos ser madres.

― ¿Algo podré opinar? ― tartamudeé totalmente desarmado.

―Sí― respondió mi mujer: ―Te dejaremos elegir los nombres.

Sentí un escalofrío al saber que lo que realmente me estaba diciendo era que no iban a admitir discusión al respecto. Por ello, tomando mi vaso me bebí la cerveza de un golpe y pedí un whisky.

―Cojonudo, quince años casado y ahora queréis que sea padre por partida doble― comenté.

Demostrando lo poco que les importaba mis reticencias, las dos brujas se echaron a reír diciendo:

―Piensa que así que los hermanitos se criarán juntos y que de paso te ahorrarás un bautizo…

10

Con toda intención decidí y conseguí retrasar la vuelta. Tres horas y seis copas después regresamos a casa con una borrachera de las que hacen época. Sin duda, la más perjudicada era mi señora. María, del pedo que llevaba, le costaba mantenerse en pie. Por ese motivo al llegar al piso entre Paloma y yo la acostamos mientras ella no dejaba de protestar pidiéndonos otro ron.

―Vamos cariño, duérmete― tuve que insistir al desnudarla.

―Tú lo que quieres es follarte a Paloma sin mí― me respondió mientras intentaba incorporarse.

Su grado de alcohol en sangre debía ser alto porque en cuanto conseguimos que se tranquilizara, se quedó dormida casi de inmediato. Eso me permitió preguntar a la morena si iba en serio con eso de ser madre.

―Al principio me cabreó ver que Juan iba a ser padre, cuando nunca quiso serlo conmigo. Pero ahora sé que deseo tener un hijo y que tú seas su padre― contestó.

―Joder, Paloma. ¿No crees que deberíamos esperar un poco hasta ver si lo nuestro tiene futuro?

―Sería lo lógico― me reconoció, pero haciendo extensiva su respuesta a mi esposa continuó diciendo: – aunque no podemos. María y yo tenemos una edad en la que el reloj biológico manda.  Es ahora o nunca.

Os juro que se me puso la carne de gallina al escucharla y casi tartamudeando hice un último intento:

― ¿No hay marcha atrás?

―No― me replicó: ―Ambas queremos un hijo.

Me tomé unos segundos en asimilar que no tenía salida y entonces, sonriendo, le solté:

―Ya que no hay otra, ¿qué te parece si nos ponemos a ello?

Con una sonora carcajada me informó que le parecía una buena idea y confirmando sus intenciones, se empezó a desnudar mientras me reconocía que no se tomaba la pastilla desde que su marido le había abandonado.

― ¿Te han dicho que además de puta eres una cabrona? ― pregunté.

―Solo tú, mi amor. Los demás solo dicen que soy una hija de perra a la que les gustaría tirarse.

Su descaro me hizo gracia y poniéndola a cuatro patas sobre el colchón, empecé a juguetear con mi glande entre sus pliegues mientras le decía que la iba a dejar el coño escocido de tanto follármela.

―Lo estoy deseando, mi amo y señor.

Desternillado quise saber a qué venía tanta dulzura y tanta sumisión.

―Si mi dueño ha aceptado que mi vientre germine con su simiente, su dulce esclava solo puede dar las gracias― respondió haciéndome ver que deseaba jugar duro esa noche.

Decidido a complacerla, me levanté en silencio de la cama y fui al cuarto de baño a por unos juguetes. Con ellos en la mano, volví a la habitación. Acercándome a ella, le comenté mientras mis manos se apoderaban de sus pechos que la iba a violar.

Riendo, Paloma se trató de zafar de mi acoso, justo cuando sintió que cerraba un par de esposas alrededor de sus muñecas.

― ¿Qué coño haces? ― exclamó muerta de risa.

Tomando el mando, la tiré sobre la cama y tras atarla, coloqué otros grilletes en sus tobillos. La actitud de la morenaza seguía siendo tranquila, pero cuando le puse una mordaza en su boca, noté que se estaba empezando a preocupar.

―He pensado en inmortalizar el momento ― comenté― y ya que no te importa que tu ex sepa que eres nuestra amante, he pensado en mandarle una película.

Por vez primera, Paloma se percató que había jugado con fuego y trato de negociar conmigo que la desatara. Al ver que no le hacía caso, intentó liberarse sin conseguirlo, mientras descojonado, sacaba una cámara de fotos y la ponía sobre un trípode.

―Estoy seguro de que Juan querrá recordar las dos tetas que dejó escapar.

Para entonces, dos lágrimas surcaban sus mejillas y dando un toque melodramático, sacando una máscara de látex, me la puse mientras le explicaba que no me apetecía que su ex me reconociera.

Sé que intentó protestar, pero el bozal que llevaba en la boca se lo impidió y mientras sus ojos reflejaban el terror que sentía por verse así expuesta, incrementando su turbación, saqué unas tijeras y con parsimonia fui cortando la camisa que llevaba puesta.

Una vez desnuda y atada de pies y manos, me la quedé mirando y tuve que admitir que asustada, mi vecina y amante se veía tan guapa como desdichada. Tanteando sus límites, me dediqué a pellizcar los negrísimos pezones que decoraban sus tetas mientras pensaba en mi siguiente paso.

― ¿Quieres que tu marido observe cómo te sodomizo o por el contrario prefieres que te vea ensartada por todos tus agujeros? ― pregunté mientras sacaba de mi espalda un enorme consolador con dos cabezas.

― ¿Te gusta? ― comenté mientras ponía frente a sus ojos el siniestro artilugio para que viera las dos pollas de plástico con las que la iba a follar.

Moviendo la cabeza, lo negó, pero no por ello me apiadé de ella y recorriendo con ellos su cuerpo, llegué hasta su sexo. Aprovechando su indefensión, jugueteé con sus dos entradas. Para entonces Paloma había perdido su serenidad y lloraba como una magdalena.

―Así quedará más claro lo puta que eres― le dije sin dejar de grabar para la posteridad su martirio: ―No me extrañaría que tu ex muestre estas imágenes a todos nuestros pervertidos vecinos para que se pajeen en tu honor.

Dándose por vencida, la morena había dejado de debatirse y seguía mis maniobras con sus ojos cerrados, pero no pudo evitar abrirlos al sentir que le incrustaba uno de los penes en su esfínter.

El ahogado gemido que dio me informó del dolor que había sentido y comportándome como un auténtico cretino, me reí diciendo:

― Deja de llorar. No es la primera vez que uso tu culo.

Metiendo el segundo en su coño, proseguí con su tortura y en cuanto noté que se había acostumbrado a la intrusión de esos dos objetos, los encendí. No tardé en comprobar que mi querida y recién estrenada amante se estaba retorciendo de gusto contra su voluntad.

«Le está gustando», sentencié mientras enchufaba la cámara a mi portátil para así grabar todo en su memoria y con ella gozando como la puta que era, me quedé pensando en cómo había cambiado mi vida desde que ella y mi mujer se había hecho amigas.

Tal y como había previsto, Paloma no pudo aguantar mucho sin correrse y viendo que se retorcía de placer, decidí que había llegado la hora de intervenir, Por eso saqué el sustituto de pene que llevaba en el coño y lo sustituí por el mío mientras le quitaba la mordaza de la boca.

― ¡Maldito! ― gritó al poder hablar: ― ¿Quién te ha dado permiso de tratarme así?

Al escuchar su indignación, solté una carcajada y comencé a follármela a un ritmo constante. El ritmo con el que martilleé sus entrañas aminoró sus quejas y paulatinamente éstas fueron mutando en gemidos de placer.

―Cabrón, te odio― chilló descompuesta al correrse.

Satisfecho, saqué mi verga de su coño y chorreando de su flujo, lo acerqué hasta su boca.

―Empieza a mamar― con tono autoritario, ordené.

Demostrando su carácter, Paloma se negó a hacer esa felación y fue entonces cuando le solté:

―Piensa que, si no me la mamas, tendré que desahogar mis ganas en tu culo.

La amenaza cumplió su objetivo y cediendo a su pesar, abrió sus labios. Momento que aproveché para metérsela hasta el fondo de su garganta. Curiosamente esa brusquedad hizo que mi vecina se derrumbara y emergiendo su faceta más sumisa, comenzó a usar su lengua para obedecer.

―Sonríe para la cámara― comenté mientras Paloma me demostraba su maestría en mamadas sin manos.

―Por favor, no te corras en mi boca. Fóllame, quiero ser madre― suspiró sin poderse mover.

La lujuria de sus ojos me convenció y cambiando de boca a coño, reinicié mi asalto. Paloma agradeció mi gesto con un chillido de placer y ya totalmente entregada, me rogó que la inseminara.

―Tú lo has querido― repliqué dejándome llevar y explotando en su interior.

Al percatarse que estaba regando su fértil vientre, se volvió loca y moviendo sus caderas a una velocidad de vértigo, buscó y consiguió extraer hasta la última gota de mis huevos, mientras nuevamente su cuerpo sufría los embates de un renovado orgasmo.

―Me vuelves loca― aulló antes de caer rendida sobre la cama.

Ya totalmente ordeñado, me compadecí de ella y la liberé. Paloma demostrando lo mucho que le había gustado ese rudo trato, se acurrucó entre mis brazos diciendo:

―Eres un capullo. Llegué a pensar que me estabas grabando.

Descojonado, conecté mi ordenador y le demostré que no le había mentido al decirle que había inmortalizado su violación

― ¿No serás capaz de mandársela a mi ex? ― preguntó acojonada.

―No se lo merece. He pensado en ponérsela mañana a María para que vea lo puta que eres cuando ella está indispuesta.

Riendo a carcajadas, la morena me soltó mientras señalaba a mi esposa que permanecía totalmente noqueada sobre las sábanas:

―Me parece bien, pero aún mejor que aprovechando que todavía le queda espacio a la memoria, mañana se despierte atada y que en cuanto se queje, le demos caña.

Alucinado, por el monstruo en que había convertido a esa dulce belleza, pregunté:

― ¿Qué te apetece hacer?

Su respuesta me hizo descojonarme de risa:

― Nunca me he follado propiamente a una mujer y como este consolador tiene dos penes, he pensado en meterle el grande mientras yo me quedo con el pequeño…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *