5

Sabiendo que debía tener cuidado para que mi esposa no sospechara que me había acostado con su amiga, no toqué el tema de buscarle un novio a nuestra vecina. Cualquier interés por mi parte ya fuera a favor o en contra de hacer de celestino, haría despertar sus alertas y me sería más difícil, repetir la experiencia, pero sabiendo que debía avisar a Paloma que María me había pedido ayuda para conseguirle pareja, esperé a que volviera y aprovechando que mi mujer se estaba duchando para contárselo.

Esa morena al verme entrar en el salón solo creyó que mi presencia se debía a mi interés por ella y saltando a mis brazos, me besó mientras frotaba mi sexo con el suyo intentando animarlo. Durante unos segundos mis manos recorrieron su trasero, deleitándose con su dureza al recordar la promesa que me había hecho de darme su virginidad como regalo. Mi vecina por su parte me demostró que el polvo que habíamos echado esa mañana no le había resultado suficiente y metiendo sus dedos dentro de mi pantalón empezó a pajearme mientras me preguntaba cuando la haría nuevamente mía.

―Tenemos un problema― contesté –Mi mujer te vio espiándonos mientras le hacía el amor.

― ¿Se ha enfadado? ― avergonzada preguntó.

Muerto de risa, le contesté que, al contrario, que le había dado pena descubrir su calentura y que me había pedido que le ayudara a buscarle un novio.

―Pero…― dudó antes de contestar― …si yo no quiero. ¡Soy mujer de un solo hombre!

Sus palabras y la confesión que encerraban me hicieron saber que Paloma asumía que era mía y que, teniéndome como amante, no necesitaba a nadie más.  Tratando de mantener una cordura que no tenía porque esa confesión había hecho que mi pene se pusiera erecto, le hice ver que al menos tenía que mostrarse de acuerdo cuando María se lo propusiera:

―Así no sospechará de nosotros.

Mi vecina se quedó pensando unos instantes y volviéndome a sorprender, me soltó:

― ¿Y si me busco una novia?

Un tanto desubicado le pregunté si era bisexual a lo que, sonriendo, me respondió:

―No, pero, por ti, lo sería. 

―Entonces, no entiendo.

Sin dejar de sonreír y poniendo cara de puta, me explicó:

―Tu mujer al verme espiándoos, pensó con razón que me había puesto bruta… ¿Y si le digo que fue por ella? ― hizo una pausa antes de seguir: ―Piénsalo… si cree que soy lesbiana, no desconfiará de ti y nuestro máximo riesgo es que intente seducirme.

Partiéndome de risa al imaginarme la escena, susurré en su oído mientras pellizcaba uno de sus pezones:

― ¿Y qué harías? ¿Te acostarías con ella?

Con una determinación que provocó que todos los vellos de mi cuerpo se erizaran, ese monumento de mujer contestó:

― ¡Por supuesto! Pero le exigiría que me tomará frente a ti. Recuerda que para ella fui abandonada por un marido infiel, comprenderá que no quiera repetir sus errores.

― ¿Me estás diciendo que le propondrías un trio?

―Claro, ¡tonto! –y con un extraño brillo en sus ojos, prosiguió diciendo: ―No creo que ocurra, pero no me importaría pagar el precio de comerle el coño a tu mujer por la felicidad de tener tu compañía.

Os reconozco que, en ese momento, la hubiera desnudado y me la hubiese follado contra la mesa del comedor porque me calentó de sobre manera el imaginarme una sesión de sexo entre los tres, pero haciendo acopio de cordura, me separé de ella y mientras iba a por una cerveza que me enfriara, contesté:

―Bien pensado. Creyéndote de la otra acera, se fiará de mí.

La carcajada que soltó mientras me iba retumbó en mi mente durante horas. Tuve que reconocer que más que tener una esposa y una amante, lo que realmente me apetecía era ampliar mi matrimonio y que ese bombón se integrara en él….

6

No sabiendo a qué atenerme ni cómo iba a resultar el plan de mi vecina, no me quedó más remedio que esperar y observar cómo se desarrollaban unos acontecimientos que, aunque me interesaban no debía intervenir en ellos.

Mi espera no fue larga porque al salir del baño, mi mujer nos preguntó si nos apetecía ir a una cala cercana a tomar el sol. Paloma alabando como le quedaba el bikini que llevaba puesto, se acercó a mi mujer y susurrando en su oído, le dijo:

―No me extraña que traigas loco a Raúl. ¡Eres bellísima!

María abrió los ojos escandalizada por el tono sensual con el que la alabó, pero creyendo que había malinterpretado a su amiga no dijo nada.

Al ver la reacción de mi esposa y riendo en mi interior, las azucé a salir del chalé. Ya en el coche, por el retrovisor, descubrí que la zorra de Paloma sonreía en plan putón y aprovechando que solo la podía ver yo, se pellizcó uno de sus pezones mientras le preguntaba a mi mujer como era la playa a la que íbamos.

―Es un pequeño saliente que conocemos y que nunca hay gente. No creo que nos encontremos con nadie, estaremos solos― contestó María sin saber que nuestra vecina usaría la soledad de esos parajes para iniciar su ataque.

La determinación que descubrí en el rostro de Paloma me terminó de poner nervioso al suponer que de lo que ocurriera entre esas dunas, dependería no solo ese verano sino el resto de nuestras vidas.

«Si la aborda en plan bestia, la mandará a Madrid y tendré que esperar a septiembre para tirármela», sentencié menos preocupado al saber que eso solo supondría un retraso pero que luego María nunca sospecharía de mí al creer que la morena era lesbiana.

Ya en la cala y mientras bajábamos hacia la arena, mi vecina aprovechando que mi esposa se había adelantado unos metros me preguntó si María tenía algún punto débil:

―Le pone como una moto que le acaricien en culo― respondí en voz baja.

Su pícara sonrisa me informó de antemano de lo que iba a hacer. Por eso, aguardé con interés sus siguientes pasos. María involuntariamente colaboró en su caída cuando extendiendo la toalla, me pidió que le echase crema. Antes de que pudiera decir algo, Paloma sacó un bote de su bolso y sentándose junto a ella, comenzó a esparcirla por sus hombros mientras le decía:

―Tienes mucha tensión acumulada. ¿Quieres que te dé un masaje?

Mi esposa no quiso o no pudo negarse y asintiendo con la cabeza, permitió que la morena se recreara poniéndose sobre ella. Usando sus dos manos, comenzó a masajearle los músculos de su cuello sin que nadie pudiese observar nada erótico en ello. Hundiendo sus yemas en los trapecios de su amiga fue relajándola lentamente mientras desde mi toalla no perdía detalle.

― ¡Qué gozada! ― gimió María al sentir que los nudos de su cuello se iban disolviendo con la acción de los de su amiga.

Guiñándome un ojo, Paloma me anticipó el inicio de su ataque y poniendo un tono despreocupado, le dio un azote en el trasero:

― ¿Estás mejor? ¿Si quieres te relajo las piernas?

―Por favor― susurró su víctima inocentemente.

Cogiendo el bronceador fue dejando caer un hilillo de crema por las piernas de mi mujer con la intención de extenderla a continuación. Al hacerlo, observé que María se mordía los labios al sentir derramarse ese líquido por sus nalgas y por vez primera empecé a albergar esperanzas que el plan de Paloma tuviese éxito.

Actuando en plan profesional, nuestra vecina comenzó por los tobillos de mi mujer y presionando con sus dedos duramente los gemelos, fue subiendo por sus piernas mientras desde mi sitio me empezaba a calentar al ver la cara de placer que María ponía al notar las manos de Paloma relajándola. Con los ojos cerrados, estaba disfrutando del masaje sin saber que ese era el plan.

Mientras tanto, Paloma estaba esperando a que se confiara para terminar amasando su trasero con oscuras intenciones.

― ¿Te he dicho que tienes un culo precioso? ― preguntó mientras sus manos ya recorrían los muslos de mi esposa.

Esa pregunta hubiese sido inocente si no fuera porque en ese momento estaba acariciando con sus yemas el inicio de las duras nalgas de María.  La cara de sorpresa de mi mujer al notar que esa caricia se prolongaba más allá de lo normal me divirtió y no queriendo que se cortara al descubrirme mirándome, desvié mi mirada y me puse a observar las olas, aunque de reojo seguía atento a lo que ocurría en la toalla de al lado.

Paloma obviando la tirantez de su amiga, siguió masajeando dulcemente su culo con caricias cada vez más atrevidas. Si en un principio María creyó que estaba equivocada y que ese masaje de nuestra vecina era inocente y por eso no se levantó al sentir esos dedos amasando sin parar sus nalgas, cuando los notó recorriendo los bordes de su ojete por encima de su bikini ya estaba tan mojada que no pudo evitar un gemido de placer.

Al oírlo, la morena le dio un nuevo azote y levantándose, nos avisó que tenía calor y que se iba a dar un chapuzón al agua. Acababa de irse corriendo hacia la orilla cuando incorporándose María me preguntó:

― ¿Te has fijado?

Haciéndome el despistado y aunque la humedad que lucía mi mujer en su entrepierna era evidente, contesté:

  • No, ¿a qué te refieres?

Durante unos segundos, mi esposa dudó si decirme que Paloma le había metido mano teniéndome a un escaso metro de ella, pero tras pensárselo bien, decidió no hacerlo y en vez de ello, me pidió que la acompañara a pasear por la playa. Su calentura me quedó patente cuando al pasar por unas rocas, tiró de mi brazo y sin darme tiempo a reaccionar, comenzó a frotar su sexo contra el mío mientras me rogaba que la tomara.

―Tranquila― le dije riendo: – Paloma puede vernos.

Su respuesta me convenció de que las maniobras de esa morena le habían afectado de sobre manera porque pegando un grito, me respondió:

―Si nos espía, ¡qué se joda!

Tras lo cual, me obligó a tumbarme sobre la arena y me bajó el traje de baño mientras me decía que iba a hacerme una mamada que nunca podría olvidar. Como comprenderéis no me quejé cuando mi mujer cogiendo mi sexo entre sus manos, lo acercó a escasos centímetros de su boca y relamiéndose los labios, me soltó antes de antes de metérsela en la boca:

― ¡Te voy a dejar seco!

De rodillas sobre la arena, se fue introduciendo mi falo mientras sus dedos recogiendo mis huevos con ternura los acariciaba. Desde mi posición, vi como mi esposa abría sus labios y pegando un gemido, se introducía la mitad de mi rabo en la boca. Con una expresión de lujuria en su rostro, sacó su lengua y lamiendo con ella mi glande, se lo volvió a enterrar, pero esta vez hasta el fondo de su garganta.

― ¿Por qué estás tan cachonda? ― con recochineo pregunté al sentir la urgencia de sus actos.

En vez de contestarme, siguió a lo suyo y ya con mi verga completamente embutida en su boca, comenzó a sacarla y a meterla a un ritmo constante. Comprendí al notar la presión que ejercía su garganta sobre mi glande que mi esposa estaba desbocada y por eso presionando con mis manos sobre su cabeza, hice que esa penetración fuera total y que la base de mi pene rozara sus labios.

―Eres una mamona de lujo― sentencié al notar que María incrementaba la velocidad de su mete saca mientras llevaba una de sus manos entre sus piernas y dejándose llevar por la calentura, metía los dedos dentro de su tanga, se empezaba a masturbar.

La excitación que se había acumulado en su cuerpo durante el masaje provocó que, a los pocos segundos de torturar su clítoris, mi esposa pegando un grito se corriera. No contenta con ello se sacó mi polla de la boca, para acto seguido, usándola como pica, empalarse con ella mientras aullaba pidiéndome que la tomara.

La belleza de sus pechos rebotando arriba y abajo al compás con el que su dueña acuchillaba su sexo con mi miembro, me obligó a cogerlos y llevando sus pezones hasta mis labios, ir alternando en ambos mordiscos y lametazos. Los berridos de mi mujer fueron muestra elocuente de la lujuria que la consumía y mientras no paraba de galopar sobre mí, fue uniendo un clímax con el siguiente.

― ¡Sigue! ¡No pares! ― aulló descompuesta.

El enorme riachuelo de flujo que brotaba de su entrepierna y que empapaba mi cuerpo cada vez que mi estoque se hundía en su interior, elevó mi calentura hasta que agarrando sus nalgas con mis garras presioné su vulva contra mi cuerpo mientras con una serie de explosiones de mi pene, me derramé en su interior. María al notar en su intimidad la calidez de mi semilla, se dejó caer sobre mí y retorciéndose obtuvo y mantuvo su enésimo orgasmo mientras todo su cuerpo temblaba de placer.

Abrazada a mí, con mi pene todavía incrustado en su coño, mi mujer apoyó su cabeza en mi pecho y sin levantar su mirada, me preguntó:

― ¿Sabes que te amo?

―Lo sé― respondí mientras con mis dedos acariciaba su melena.

Fue entonces cuando me reconoció que ese masaje la había puesto bruta y casi llorando, me pidió que la perdonara. Conmovido, la consolé diciendo que era lógica su reacción porque en su interior quería ayudar a su amiga:

― ¿Tú crees que ha sido eso? ― insistió.

―Claro― con ternura contesté: – Sabiendo lo sola que está, tu cuerpo ha reaccionado cómo reaccionaría el mío. Piensa que Paloma es una mujer muy bella…

No me dejó terminar y plantándome un beso, buscó reanimar nuestra lujuria justo cuando escuchamos que gritando nuestra vecina nos llamaba. No queriendo que nos pillara en pelotas, acomodamos nuestras ropas y fuimos a su encuentro. Al llegar a su lado, nos explicó que algo le había picado en el pie.

Preocupada, mi mujer se agachó y al comprobar que se le estaba hinchando, me pidió que cogiera a Paloma en brazos porque teníamos que llevarla a la cruz roja para que la atendieran. Mientras la llevaba hacia el coche, mi vecina aprovechó que María se había quedado recogiendo sus cosas para preguntarme si su masaje había conseguido excitarla.

―Sí― reconocí.

Fue entonces cuando ella respondió con una sonrisa:

―Aunque no me lo esperaba, a mí también. Me he puesto brutísima al meterla mano frente a ti.

Al analizar brevemente sus palabras comprendí que ambas compartían un mismo sentimiento y que solo tenía que conseguir que ambas lo aceptaran para cumplir mi fantasía de compartir con ellas un trio permanente. Dando por seguro la aceptación por parte de mi vecina, supe que me tenía que concentrar en mi esposa y por eso, una vez en el hospital y mientras hacían la cura a Paloma traté de tantear el terreno, diciendo:

― ¿Recuerdas cuando en la playa, me has reconocido que te excitaste cuando te tocó?

―Sí― respondió muerta de vergüenza.

Con la imagen de ese masaje en su mente, le confesé que a mí me había ocurrido lo mismo y que en ese momento, me hubiese encantado follármela mientras Paloma la tocaba.

―Eres un pervertido― contestó soltando una risotada.

Al no haberse enfadado por mi indirecta, concebí esperanzas que durante ese mes se hiciera realidad y dando tiempo al tiempo, cambié de tema no fuera a ser que al insistir mi mujer se encabronara. Como a la media hora, Paloma salió de la consulta y nos comentó que estaba bien pero que le había recomendado que no pisara con el píe enfermo.

―Te toca cargarme― soltó con una pícara sonrisa en sus labios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *