nunca me habían gustado estas fiestas estaba siempre amargado no tenía ilusión por nada. odiaba la navidad deseando que pasaran pronto. mis padres habían muerto y mi hermana se había ido a vivir con su novio. mis amigos estaban casados ósea que estaba más solo que la una.
me compraba cualquier cosa esperando que pasara esta maldita noche como otras tantas y así todos los años.
mi nombre es Jonás y esta es mi historia era noche buena procuré cenar cualquier cosa para acostarme pronto a ver si pasaban estas malditas fiestas cuando sentí un ruido, mejor dicho, un sonido de campanillas. me levante quien seria y vi un árbol iluminado con todo su esplendor lleno de bolas bombillas y regalos era un árbol de navidad maravilloso en mi comedor estaría soñando yo nunca ponía el árbol ni nada.
luego vi una mesa llena de viandas no faltaba nada pavo relleno turrón peladillas bolas de coco mis favoritas hola y luego la vi a ella iba vestida de papa Noel.
– quien eres tú que haces aquí -dije yo -como has entrado.
– soy una criatura mágica de navidad procuramos que a los niños y a los adultos no le falten sus regalos.
– eso es un cuento.
– porque dices eso y no te lo crees.
– yo no creo en santa Claus- dije.
– no hay un solo santa Claus somos varios santa Claus- dijo ella- como te crees, sino que llevamos por todo el mundo los regalos a todos los países y somos varios y de todas las razas procuramos felicidad a la gente.
– pues conmigo lo llevas claro yo estoy amargado no tengo ganas de nada.
– tú has perdido el espíritu de la navidad, pero yo hare que lo recuperes – dijo ella- cóme- dijo ella- esta mesa es para ti.
la verdad que estaba todo exquisito y no faltaba nada.
– tu crees que una siempre comida va a hacer que ame la navidad.
– no -dijo ella- necesitas compañía- dijo ella y chaqueo los dedos al momento aparecieron dos mujeres más vestidas de papa Noel, pero no solo eso se empezaron a quitar la ropa.7
– joder que tías.
yo que llevaba tiempo sin echar un polvo enseguida se me puso la poya a tope las tías no tenían que envidiar a ningún modelo de victoria secretos. eran guapísimas.
– ven aquí Jonás.
me bajaron los pantalones y empezaron a chuparme la poya como nadie me la había chupado era increíble estaba en el paraíso.
– te gusta Jonás como te la chupo.
– me encanta.
ellas empezaron a besarse una se llamaba Emily y las otras dos Wendy y Alana.
-te gusta lo que te hacemos.
– me encanta- dije yo.
– cuál es tu mayor.
– deseo follar con vosotras y que os comáis entre vosotras.
– así será, quiero que disfrutes esta noche de noche de navidad y todas las demás también y que recuperes la ilusión -dijo Emily.
empezaron a comerse el chocho una a las otras yo estaba como una moto.
– ahora fóllanos- dijo Alana.
Alana y Emily eran rubias con unos cuerpos y unos ojos azules mientras Wendy era morena con unos ojos verdes cualquier hombre hubiese dado lo que fuera por estar con ellas yo saqué mi poya y se la metí Alana.
– así así que gusto Jonás que rico como me follas.
mientras Wendy y Emily se comían los chochos una a la otra mientras follaba Alana Wendy la comió las tetas Alana estaba en la gloria.
– ahaiaiaa que gusto putas que me corro- dijo Alana.
– córrete rico cachonda- dijo Wendy y se vino como un rio -ahora fóllanos a nosotras.
yo estaba más salido que el pico una mesa y tenía otra vez la poya dura cogí a Wendy y se la metí por el culo.
– así así que rico dame por culo mientras Emily y Alana me comen el coño -dijo ella.
luego cogí a Emily y se la endiñé por el chocho mientras las otras las devoran.
– así así que gusto mi amor como me follas- decía Emily no pares. disfruta con nosotras recupera el espíritu de la navidad y las ganas de vivir no ha jodido así cualquiera con tres mujeres así quien no iba a tener una navidad cojonuda.
follamos toda la noche yo me quede por el mañana dormido después de tanto follar cuando me desperté me creía que había sido un sueño joder si eso era un sueño ojalá no hubiese despertado, pero me encontré el árbol lleno de regalos y bragas y sujetadores de ellas y un gorro de papa Noel mis amigos no se lo explicaban.
– como es posible que ames navidad, pero si siempre estás solo. que te ha hecho cambiar, pero si antes estabas amargado y no querías para nada estas fiestas. algo te tiene que haber pasado.
yo me reía si ellos supieran todos los años por estas fiestas aparecían ellas y cenábamos juntos y follábamos juntos hasta mas no poder la última follada fue de vicio se las metí a las tres por el culo y las di a las t
res por el chocho menuda noche luego me la chuparon hasta hacerme correr fue grandioso. estaba eufórico para que viviera todos los años la navidad, pero todo se acaba y Emily y las demás me dijeron
– ya has recuperado el espíritu navideño tenemos que dejarte e ir ayudar a otros humanos- ellas llorando dijeron- nosotras también te amamos disfrutamos mucho contigo, pero nos debemos a los humanos que no necesitan como tu compréndelo.
ellas se despidieron de mí.
– yo os encontrare juro que os encontrare. siempre estaremos juntos.
ellas se fueron llorando. yo no me daba por vencido. yo quería estar toda la vida con ellas así que según las leyendas de que los seres mágicos viven en el polo norte me fui a Laponia el día de navidad y alquilé un trineo y me metí en pleno `polo norte.
cayo una nevada terrible pensaba que iba a morir cuando de pronto oí a los renos y vi a santa Claus y me llevo a un iglú, pero no cualquiera entrabas y era inmenso por dentro había elfos y seres mágicos.
– despierta Jonás estas a salvo como puedes hacernos esto después de lo que hemos hecho por ti. has recuperado el espíritu de la navidad y tú te dedicas a buscar a nuestros seres mágicos que casi mueres helado. si no es por mí.
– no puedo estar sin ellas santa Claus.
– bien que venga Wendy Emily y Alana.
ellas aparecieron llorando y se echaron a mis brazos y nos besamos.
– las tres le amamos santa Claus.
aunque eran muchos los seres mágicos tenían a santa Claus que era el líder.
– sabéis que no podéis amar a un humano y vosotras incumplisteis la promesa.
– si mi señor dijeron -ellas- pero él estaba solo y no había espíritu navideño en él y solo acostándonos con él le hicimos feliz.
– él no puede regresar porque conoce todo sobre nosotros -dijo santa Jonás -quieres quedarte y ser uno de nosotros el trabajo es duro, pero también tiene sus compensaciones y ellas te aman las tres y serás feliz con ellas. te enseñare como funciona esto.
me llevaron a la sala de juguetes allí había juguetes de todas las clases de madera de metal de construcción miles y miles de juguetes para los niños coches caballos muñecas etc. miles de personas elfos y seres mágicos construían juguetes para ponerles en los sacos y volar a sus casas los santa Claus nosotros hacemos felices a los humanos Jonás sea como sea por eso Wendy Alana y Emily te hicieron feliz y tu harás lo mismo llegaras a ser uno de nosotros y el día de navidad harás felices los deseos de muchos humanos.
lleve muchos juguetes a los niños y me presente en casa de una viuda que la pobre con su hija estaba amargada ya que su padre y su novio habían muerto en un accidente de coche hace varios años e hice lo mismo que Alana Emily y Wendy conmigo consolarlas.
me desnudé y ellas se quedaron encantadas conmigo esa noche follamos los tres la madre se llamaba Marta y la hija Diana me chuparon las poyas y se la metí en el chocho
-que rico que no acabe nunca esta noche.
– a a así fóllame como una puta -decía la madre- cuanto tiempo sin mi marido -decía marta la madre- que gusto sácame la poya hasta la campanilla.
– deja mama que me dé por el culo a mí también y me rompa el chocho a pollazos.
– esto es divino.
recuperaron las ganas de vivir y follamos toda la noche por la mañana no recordarían nada, pero se sentirían en la gloria santa Claus no le gustaban mucho mis métodos, pero reconocía que eran muy efectivos luego ya con Emily Alana y Wendy nos amamos los tres sin precedencia.
– oh Jonás te amamos queremos estar siempre contigo y yo con vosotras fóllanos como tú sabes.
me desnudé y empecé a comerlas el chocho mientras ellas se volvían loca de gusto.
– así así mi amor chúpanoslo todo -dijeron las tres.
luego puse mi polla en su chocho y me las fui follando una por una ellas se volvían locas.
– ahahhha no pares que gusto amor que gusto nos das.
luego hice que se comieran entre ellas los chochos y follaran entre ellas.
– que rico- mientras yo las daba por el culo a las tres me corrí en sus bocas.
ahora somos felices apareció mi cadáver en mi habitación mis amigos lloraron mi muerte, pero no saben lo feliz que soy en mi nueva vida con mis mujeres maravillosas haciendo feliz a la gente y a ellas y a todos los niños y adultos FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *